20 ABRIL 2022

Share on facebook
Share on linkedin

Baterías para placas solares: funcionamiento y tipología

Baterías para placas solares

Las baterías para placas solares son uno de los elementos más importantes que podemos encontrar a la hora de llevar a cabo una instalación solar fotovoltaica aislada. Gracias a estos dispositivos conseguimos acumular la energía que producen las placas solares para poder utilizarla en momentos en los que las placas no se encuentren en funcionamiento.

Con la ayuda de estos elementos se consigue la independencia energética ya que nos ofrecen la posibilidad de poder desconectarnos completamente de la red eléctrica, sin pagar ningún coste extra.

Las baterías tienen la función de aportar energía eléctrica al sistema en el momento en que los paneles fotovoltaicos no generan le electricidad necesaria, por ejemplo, por la noche.  Están formadas por un polo positivo y otro negativo, así como electrolitos que son los que emiten el flujo de corriente eléctrica al exterior de la batería. Se basa en un proceso de reducción-oxigenación a través del cual la electricidad generada queda almacenada.

En función de los materiales con los que se fabrican, podemos encontrar distintos tipos de baterías para placas solares:

 

Baterías Monobloque:

Es el modelo más habitual, recomendado y, además, el más económico. Se trata de baterías de alto rendimiento destinadas a pequeñas instalaciones como la iluminación en caravanas, electrodomésticos o pequeñas casetas de almacenaje.

Este tipo de baterías pueden tener 3 o 6 celdas internas de 2V cada una, conectadas entre sí formando un bloque único de 6V y de 12V, fabricadas con plomo y electrolito.

En función de las necesidades existen varios tipos de baterías monobloque:

  • Baterías monobloque de gel > +1100 ciclos de carga 
  • Baterías monobloque AGM > +500 ciclos de carga 
  • Baterías monobloque plomo ácido abierto > +350 ciclos de carga

 

Baterías estacionarias:

Estas baterías son más recomendables para su uso habitual en instalaciones solares permanentes y tienen una vida útil de unos 20 años.

En función de las capacidades de almacenaje y la durabilidad podemos encontrar dos tipos diferentes de baterías estacionarias: baterías estacionarias de plomo ácido abierto y baterías estacionarias de gel.  Ambas son recomendables para uso en viviendas, fincas o instalaciones de uso diario.

 

Baterías de litio:

Su presencia cada vez es mas habitual ya que ofrecen una alta durabilidad y necesitan poco mantenimiento, debido a su mayor profundidad de carga y descarga, son las mas rentables a largo plazo, así como la más reducida en cuanto a dimensiones.

Este tipo de baterías ofrecen una gestión inteligente integrada y duran 6500 ciclos de carga, a diferencia de las baterías convencionales. Se clasifican en función de su voltaje y las diferenciamos entre: Alto Voltaje (HV) y Bajo Voltaje (LV).

Escoger un tipo de batería solar u otra depende del uso y funcionamiento que le vayamos a dar: instalación de una vivienda aislada, instalación de bombeo solar, furgonetas…

En cuanto a los precios, a modo orientativo podemos decir que las baterías monobloque son las más económicas, a diferencia de las baterías de litio que pueden llegar a costar el doble y por último las baterías estacionarias que tienen un precio intermedio.

 

¡Síguenos para estar al día de todo!

Facebook | Twitter | LinkedIn | Instagram | Youtube | Website