15 SEPTIEMBRE 2021

Share on facebook
Share on linkedin

Economía Sostenible para 2022

Persona estudiando las previsiones económicas

¿Qué nos depara el curso próximo en el ámbito económico? ¿Y en el energético? En el que será el año de la recuperación económica, toda parece indicar que uno de los principales objetivos mundiales será la Transición Energética; alcanzar una economía sostenible al 100%.

Ahora que vamos a comenzar un nuevo curso, cabe preguntarnos que tendencias nos esperan en cuanto a economía sostenible para esta campaña. Con la crisis de la Covid-19 bastante más contenida gracias a la llegada de vacunas, las previsiones comienzan a repuntar a nivel global. Aunque aun se mantiene una cierta precaución, pendientes de la evolución de la pandemia.

Según el informe Perspectivas Económicas Mundiales del Banco Mundial, se prevé que 2021 cierre con un crecimiento del 5,6% 2021, aunque con una recuperación desigual según los países. Y para 2022, los organismos internacionales coinciden en trasladar un mensaje optimista, con una previsión de recuperación sostenida.

En cuanto a la zona euro se espera un crecimiento en torno al 4,6% en 2021 y del 4,7% para 2022. Las previsiones serán especialmente mejores en España, que será la economía europea que mas crecerá, después de que el Banco de España haya elevado su pronóstico varias decimas hasta el 6,2% en 2021 y el 5,8% en 2022.

Mientras tanto, el mundo de los negocios -siempre en constante cambio- es cada vez más dinámico. Una de las principales tendencias que se observan en el mercado empresarial para los próximos meses, junto con los avances en Inteligencia Artificial y de almacenamiento en la nube, es el desarrollo de nuevos suministros y tecnologías de la energía buscando alcanzar una economía sostenible.

La energía experimentará cambios significativos en el futuro, a corto y largo plazo y tendrá un gran impacto en la economía. La tendencia es clara y el objetivo: la descarbonización y la transición energética hacia las renovables ante el gran aumento de la demanda en el mundo.

Esto junto con la potencia informática avanzada, los nuevos suministros y tecnologías de energía impulsarán el desarrollo empresarial en muchas industrias. Además, las previsiones de creación de empleo del sector energético y más concretamente de las renovables, se podría decir que este se va a convertir en una de las piezas clave para la economía sostenible del futuro.

Según los informes, las energías renovables se han convertido en las tecnologías de generación más atractivas para la inversión en todas las regiones del mundo. En especial las energías solar y eólica, debido a la velocidad con la que avanza su implantación, desafiando las previsiones y sorprendiendo incluso a los analistas más optimistas del sector.

Las energías eólica y solar han alcanzado ya la paridad de precios en la red y son tan competitivos como las fuentes convencionales, o más. De hecho, la Agencia Internacional de Energía, en su última publicación (World Energy Outlook 2020) donde proyecta escenarios energéticos, prevé un boom de la energía solar para 2022.

Las políticas de apoyo y los avances en tecnología están teniendo un impacto considerable sobre esta implantación. Sin embargo, es un hecho que la energía solar fotovoltaica es ahora consistentemente más barata que las nuevas plantas de energía alimentadas con carbón o gas en la mayoría de los países.

Todo apunta a que las energías renovables seguirán reafirmando su papel central en la economía de cara al curso que ahora comienza y este será un año crítico para su completa implantación. Además, es un muy buen momento para apostar por ellas e invertir en energía 100% limpia e inagotable y contribuir así a crear una economía sostenible y a cuidar del medio ambiente.

RSS ¡Ahora puedes leernos desde tu agregador de noticias!

¡Síguenos para estar al día de todo!

Facebook | LinkedIn | Instagram | Twitter | Youtube | Website