17 AGOSTO 2022

Compartir en facebook
Compartir en linkedin

La Ley de Cambio Climático

Cambio Climático

El cambio climático se refiere a los cambios a largo plazo de las temperaturas y los patrones climáticos. Estos cambios pueden ser naturales, por ejemplo, a través de las variaciones del ciclo solar. Pero desde el siglo XIX, las actividades humanas han sido el principal motor del cambio climático, debido principalmente a la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas.

Desde hace ya un tiempo, en España contamos con una Ley de Cambio Climático y Transición Energética que pretende ayudar al país a alcanzar antes de 2050 la neutralidad climática, es decir, emitir tan solo los gases de efecto invernadero que puedan ser absorbidos por los sumideros naturales (como los océanos y los bosques).

Esta ley, tiene cuatro objetivos fijados:

  1. Reducir en el año 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto de la economía española en, al menos, un 23% respecto del año 1990.
  2. Alcanzar en el año 2030 una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 42%.
  3. Alcanzar en el año 2030 un sistema eléctrico con, al menos, un 74% de generación a partir de energías de origen renovable.
  4. Mejorar la eficiencia energética disminuyendo el consumo de energía primaria en, al menos, un 39,5%, con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria.

También establece que antes de 2050, España deberá alcanzar la neutralidad climática y el sistema eléctrico deberá estar basado exclusivamente en fuentes de generación de origen renovable.

Puntos clave de la ley:

  1. Energías renovables y eficiencia energética:

El Gobierno considera la eficiencia energética y la progresiva penetración de energías renovables en el mix energético español como las principales palancas de reactivación económica en el corto plazo, así como los pilares de la descarbonización.

  1. Transición energética y combustibles:

La norma establece una serie de limitaciones para la explotación de nuevos yacimientos de combustibles fósiles en España, tanto en tierra como en explotaciones marinas ya que la quema de este tipo de combustibles para generar energía es la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero (80%).

  1. Movilidad sin emisiones y transporte:

El sector automovilístico, al igual que el energético, está sujeto a objetivos realmente ambiciosos. En este caso, se trata de alcanzar en el año 2050 un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2.

La norma también establece obligaciones para que las gasolineras coloquen puntos de recarga de coches eléctricos y para facilitar que se instalen en los edificios y aparcamientos. A partir de 2023, todos los edificios que no estén destinados a uso residencial y con más de 20 plazas de aparcamiento deberán contar con infraestructuras de recarga.

  1. Medidas de adaptación a los efectos del cambio climático.

 La nueva Ley contempla un Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) con el propósito de definir los objetivos, criterios, ámbitos de aplicación y acciones para fomentar la resiliencia y la adaptación frente al cambio climático

  1. Medidas de transición justas.

Donde se trata de optimizar las oportunidades en la actividad y el empleo de la transición hacia una economía baja en emisiones de gases de efecto invernadero e identificar y adoptar medidas que garanticen un tratamiento equitativo y solidario a las personas trabajadoras y a los territorios en dicha transición.

Descubre más sobre energías renovables aquí.

¡Síguenos para estar al día de todo!

Facebook | Twitter | LinkedIn | Instagram | Youtube | Website