5 AGOSTO 2021

Share on facebook
Share on linkedin

La implantación del hidrógeno verde, el combustible del futuro

Hidrógeno verde, combustible del futuro

Esta novedosa fuente de generación de hidrógeno, que aspira a convertirse en el combustible del futuro, comienza a recorrer el camino que hará de ella una pieza fundamental de la transición energética

Las economías mundiales han comenzado una carrera hacia la neutralidad climática. Para ello será muy importante, como ya indicamos en posts anteriores, conseguir implantar una economía de cero emisiones. La prueba en España: la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

La descarbonización, por tanto, es una prioridad. Y para conseguir llegar a un punto en que no se produzcan emisiones de gases contaminantes contamos con un gran aliado: el hidrógeno verde. Mucho se ha hablado de esta nueva fuente de energía, pero, a día de hoy, la pregunta que debemos hacernos es si se trata de una alternativa viable y si realmente se trata del combustible del futuro.

Ya hemos aclarado que sus características lo convierten en una gran alternativa para el almacenamiento de energía a largo plazo. Además, puede resolver desafíos en los que ninguna otra fuente de energía es factible.

Todos los estudios parecen apuntar a que será a lo largo de esta década cuando el hidrógeno verde comience a convertirse en una realidad. Este retraso se debe principalmente a dos grandes impedimentos: su dependencia de otras fuentes de energía, que además deberán ser renovables y sus altos costes de su transporte.

Sin embargo, ya se ha producido uno de los primeros hitos para la necesaria implantación de esta energía. El gobierno ha dado un gran impulso al hidrógeno verde con la aprobación de una hoja de ruta.

Esta hoja de ruta lo sitúa como una pieza clave para conseguir un sistema eléctrico 100% renovable y prevé que haga posible una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en 4,6 millones de toneladas equivalentes de CO2.

Además, anticipa para 2030, de 100 a 150 hidrogeneras públicas, entre 5.000 y 7.500 vehículos para transporte de mercancías y entre 100 y 150 autobuses FCEV (Vehículo Eléctrico de Pila de Combustible según sus siglas en inglés), dos líneas de trenes comerciales impulsadas con H₂, o el 25% del consumo de hidrógeno en la industria.

Por otra parte, se hace hincapié en que España tiene la capacidad de crear un proyecto de país alrededor del hidrógeno verde, que impulse la industria, la innovación tecnológica y la creación de empleo, como fuente de energía del futuro. De hecho, estudios recientes afirman que España, solo superada por Noruega, es el país europeo con más camino recorrido en esta transición.

Mientras que fuera de la Unión Europea, hay países como Japón que han adoptado una línea similar, al priorizar esta fuente de energía como base para el redireccionamiento de su economía. Incluso los juegos olímpicos de Tokio 2020, contaron con una flota de vehículos completamente de este tipo y utilizaron esta fuente de energía en todas sus calderas y muchas de sus instalaciones.

Aun queda camino por recorrer. No obstante, se están dando los pasos y se está demostrando que el hidrógeno verde es una pieza muy importante para conseguir los objetivos de desarrollo sostenible. Y sí, ¡tiene potencial para ser el combustible del futuro!

¡Síguenos para estar al día de todo!

Facebook | LinkedIn | Instagram | Twitter | Youtube | Website