20 JULIO 2022

Compartir en facebook
Compartir en linkedin

Las olas de calor y las energías renovables.

Las olas de calor

Las olas de calor del comienzo del verano en España, han disparado el consumo energético, especialmente en las horas centrales del día. Ante los picos de calor de este calibre… ¿pueden dar respuesta los sistemas de energía renovable?

Las energías renovables como la eólica y la solar se ven afectadas cuando se producen fenómenos de calor extremos, ya que estos están asociados con la sequía, el poco viento y las altas temperaturas. Aunque disminuya el aporte de las renovables a la red durante las olas de calor, no quiere decir que estas fuentes no contribuyan a la consecución de los objetivos de descarbonización fijados por la Unión Europea.

La energía eólica es una de las más afectadas durante las fases de calor extremo, porque sopla menos el viento. El pasado miércoles 13 de julio, el aporte de los generadores fue tan solo de 104Ghw, mientras que días antes de comenzar la ola de calor el aporte era de 246 GHw.

Aunque durante el verano veamos parados los aerogeneradores, no siempre tiene que ver con la escasez de viento, sino con el mantenimiento preventivo, la reparación de averías o las condiciones ambientales adversas. Además, estas paradas en ocasiones deben ser obligatorias debido a las restricciones técnicas de la red, ya que la energía ofertada debe ser igual a la demandada.

En cuanto a la energía solar fotovoltaica, a la pérdida de rendimiento por calor en los módulos se le conoce como coeficiente térmico. Es por ello que, en los días soleados y fríos de invierno los módulos producen mejor. La ubicación es algo que se tiene en cuenta a la hora de diseñar las instalaciones de las plantas, dado que cuando se construyen se instala más potencia pico (paneles) que potencia nominal (inversores) para tener en cuenta estas pérdidas de rendimiento.

Y… ¿Cómo afecta el calor a nuestro consumo de energía?

Para poder combatir las altas temperaturas, solemos encender más el aire acondicionado y durante más tiempo. Esto da lugar a un aumento del consumo eléctrico y por lo tanto una mayor saturación de la red.

En nuestro hogar, la subida del precio de la factura dependerá del aparato que se emplee para soportar el calor. Por ejemplo, el aire acondicionado va a ser el responsable del pico energético, puesto que un aparato de 2200 frigorías consume una media aproximada de 1350 vatios a la hora (Wh).

Para evitar una factura muy elevada este verano se aconseja utilizar la combinación del aire acondicionado con el empleo de ventiladores, que todos los cerramientos de la casa se encuentren bien sellados y bajar las persianas en las horas de más calor.

¡Síguenos para estar al día de todo!

Facebook | Twitter | LinkedIn | Instagram | Youtube | Website