12 AGOSTO 2021

Compartir en facebook
Compartir en linkedin

Políticas y objetivos medioambientales para 2030

Molinos eólicos situados en Europa

La Unión Europea, así como otra serie de organismos internacionales, se muestran preocupados ante la actual situación de incumplimiento de los objetivos medioambientales para la presente década.

El Parlamento Europeo aprobó en julio el programa de acción medioambiental para 2030. Con este conjunto de acciones se busca reaccionar al impacto económico y social del cambio climático. También se busca paliar la degradación del ecosistema y el consumo excesivo de recursos naturales. Pero, ¿cuál es el estado actual de los objetivos medioambientales internacionales? Y , ¿cómo de grave es la situación en este momento?

Pues bien, lo cierto es que los países invirtieron gran cantidad de dinero público para sostener sus economías durante la crisis de la Covid-19. Este desembolso dejo poco espacio a la inversión en sostenibilidad, cómo demuestra el hecho de que solo un 2% de estos recursos se destinasen a las energías renovables. Por ello, las emisiones de CO2 deberían alcanzar en 2023 niveles de récord – según advirtió la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

“No solo la inversión en energías renovables en el mundo se encuentra lejos de la trayectoria que permita alcanzar la neutralidad carbono a mediados de siglo, sino que ni siquiera logran evitar un nuevo récord de emisiones” —declaró el director de la AIE, Fatih Birol.

Programa europeo medioambiental

Esto es algo que preocupa a Bruselas. Y mucho. En noviembre de 2019, los eurodiputados ya aprobaron una resolución por la que declararon la emergencia climática. En ella instaron a acelerar la transición hacia la neutralidad climática, la regularización de energías limpias y eficientes o la implantación de un modelo de economía circular.

Además, la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) publicó un informe en el que  requería “un cambio de rumbo para afrontar los desafíos del cambio climático, revertir la degradación y garantizar la prosperidad futura”.

En este informe, además, se apuntaba a que las actividades económicas y el estilo de vida de Europa son los retos medioambientales más importantes que debemos encarar si queremos alcanzar la neutralidad climática. Por ello, las medidas que va a llevar a cabo el Parlamento Europeo van encaminadas a lograr una evolución hacia una economía de bienestar sostenible, determinada por el interés público y que tenga los Objetivos de Desarrollo Sostenible como base.

Este programa de acción operará sobre la siguiente premisa: “quien contamina, paga”. Y se prevé que la Comisión Europea haga balance de los progresos en 2024, incluyendo un nuevo sistema de evaluación en apoyo al pacto Europeo Verde.

En definitiva, no cabe duda de que los retos a los que se enfrenta Europa y el mundo en el plano medio ambiental son muchos y que queda todavía un largo camino por recorrer. Sin embargo, el tiempo corre y hay mucho en juego.

¡Síguenos para estar al día de todo!

Facebook | LinkedIn | Instagram | Twitter | Youtube | Website