18 DE OCTUBRE

Compartir en facebook
Compartir en linkedin

¿Qué es el biogás?

Generación de biogás renovable

Las energías renovables no solo son la eólica, la solar o la hidroeléctrica. Entre ella encontramos algunas otras más desconocidas como por ejemplo el biogás. Hoy hablaremos de esta fuente de energía calorífica renovable.

Entre las energías renovables encontramos el biogás, una gran desconocida y que consiste en una energía alternativa que se compone por dióxido de carbono y metano. Se obtiene a partir de materiales de origen orgánico y en un ambiente libre de oxígeno.

Proviene en gran parte de residuos orgánicos de origen animal o vegetal y se utiliza como combustible para su uso en vehículos adaptados.

Hoy, por ejemplo, tenemos el propano, que tiene un poder calorífico relativamente bajo, y también existe el bio propano, que, a diferencia del propano, se obtiene a partir de fuentes de energía renovables tradicionales.

También contamos con el gas butano, un gas que proviene de energía no renovable. Estudios revelan que se puede canalizar y sacar mayor rendimiento, aun así proviene de fuentes de energía fósil. Además, debido a la evolución de precios y su baja necesidad de suministro eléctrico hacen que de manera eventual se obtengan beneficios, pero no a largo plazo como si se obtienen con el biogás.

 

¿Cuáles son los beneficios del biogás?

Se deben principalmente a su origen. El biogás se caracteriza por ser una de las energías renovables que, no solo coopera con el medio ambiente, sino que también es una forma de reciclar nuestros residuos orgánicos. En otras palabras, es un biocombustible que puede reducir el cambio climático gracias a que no emite dióxido de azufre, una de las principales causas de la lluvia ácida. Además ayuda a reducir la dependencia energética que existe de los combustibles fósiles.

También es una gran oportunidad para las zonas rurales, ya que garantiza un suministro descentralizado de electricidad o gas que se obtiene de toda la materia orgánica circundante.

Otra de las principales ventajas es que su producción no depende del clima y es una energía segura. Dado el beneficio económico que obtiene, no se debe subestimar.

 

Cómo conseguirlo

El biogás se obtiene por descomposición de materia orgánica. Para extraer la mayor cantidad posible de los gases resultantes es necesario contar con una instalación que permita el almacenamiento del biogás, que permita el paso a las bacterias.

Esto se puede realizar en plantas de biogás específicas o directamente en complejos que permitan la gestión de residuos. Todos los pisos tienen las mismas funciones básicas y comparten los mismos espacios. Ya sea de mayor o menor tamaño:

 

Receptor

Es el espacio donde se almacena y recibe la biomasa, se compone principalmente de residuos orgánicos, justo antes de su conversión. Se encuentra en el sustrato al que también se le llama “espacio para materias primas”. También se puede combinar con diferentes tipos de sustratos, la mayoría de plantas solo funcionan con un solo tipo. Aunque esto puede cambiar gracias a una nueva investigación que estudia la optimización de la mezcla de residuos para obtener la mayor cantidad de energía.

Fermentador o bio fermentador

En este punto pasa de sólido a gaseoso. El sustrato se coloca en una cámara opaca sin luz ni oxígeno. El residuo se mantiene en constante movimiento y a temperaturas estables en torno a los 40 ° C. Dicho sustrato se almacena en el fermentador durante unos cuatro meses. Dependiendo del tipo de instalación, también podemos encontrar algunos sistemas de fermentación que sean continuos o discontinuos para que se pueda extraer o añadir la misma cantidad de sustrato, de esta forma la producción diaria no para.

Almacenamiento

Cuando se completa el proceso de producción de biogás, por un lado se obtiene un subproducto (digerido), a partir del cual, por otro lado, se pueden producir fertilizantes orgánicos.

Productor de energía

Dependiendo del tipo de cogeneración o sistema termoeléctrico, el gas se transporta allí o se alimenta directamente a la red, y también se convierte en energía eléctrica que se puede utilizar para operar el sistema o convertir en energía térmica.

 

El resultado es la generación de energía completamente renovable que puede ser utilizada después para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y así contribuir con los objetivos de desarrollo sostenible.

¡Síguenos para estar al día de todo!

Facebook | LinkedIn | Instagram | Youtube | Website